Tras la caída de Kabul Caos en Afganistán: una lista de las prohibiciones a las que las mujeres podrían enfrentarse

0
186

Con el regreso del régimen talibán, la situación de mujeres y niñas corre el riesgo de tornarse muy grave en poco tiempo.

Concretada la caída de Kabul a manos de los talibanes, el panorama para las mujeres y niñas de Afganistán de golpe se ha tornado extremadamente riesgoso. A pesar de que el grupo islámico ha buscado tranquilizar a la población, el recuerdo de su régimen anterior, entre 1996 y 2001, inunda a las mujeres de terror.

Sin ir más lejos, la Asociación Revolucionaria de Mujeres de Afganistán (RAWA, por sus siglas en inglés), publicó recientemente un compilado de prohibiciones que las mujeres han debido enfrentar en el pasado en territorios ocupados por los talibanes.

“Los talibanes tratan a las mujeres peor que a sus animales (…) Las mujeres no tienen la menor importancia a ojos de los talibanes, menos cuando están ocupadas en la procreación, satisfaciendo los deseos sexuales de los varones o haciéndose cargo del pesado trabajo doméstico a diario”, afirma en el texto el grupo.

RAWA fue creado en 1977 en Kabul, Afganistán, como una organización política y social que lucha por los derechos humanos y la justicia social en el país.

Las 29 prohibiciones

  1. Prohibición total del trabajo femenino fuera de sus hogares. Sólo unas pocas doctoras y enfermeras tienen permitido trabajar en algunos hospitales en Kabul.
  2. Prohibición total de cualquier tipo de actividad de las mujeres fuera de la casa, salvo que estén acompañadas de su ‘mahram’ (el pariente masculino más cercano, ya sea el padre, el hermano o el marido).
  3. Prohibido cerrar tratos con comerciantes masculinos.
  4. Prohibido ser tratadas por médicos hombres.
  5. Prohibido estudiar en escuelas, universidades o cualquier otra institución educativa (los talibanes han convertido las escuelas para chicas en seminarios religiosos).
  6. Las mujeres deben llevar una burka que las cubre de la cabeza a los pies.
  7. Azotes, palizas y abusos verbales contra las mujeres que no vistan acorde con las reglas talibán, o contra las mujeres que no vayan acompañadas de su ‘mahram’.
  8. Azotes en público contra aquellas mujeres que no oculten sus tobillos.
  9. Lapidación pública contra las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio.
  10. Prohibido usar maquillaje.
  11. Prohibido hablar o estrechar las manos a varones que no sean su ‘mahram’.
  12. Prohibido reír en voz alta.
  13. Prohibido llevar zapatos de taco, que pueden producir sonido al caminar (un varón no puede oír los pasos de una mujer).
  14. Prohibido andar en taxi sin su ‘mahram’.
  15. Prohibido tener presencia en la radio, la televisión o en reuniones públicas de cualquier tipo.
  16. Prohibido practicar deportes o entrar a cualquier centro o club deportivo.
  17. Prohibido andar en bicicleta o motos, ni siquiera con sus ‘mahram’.
  18. Prohibido llevar indumentarias de colores vistosos. En términos de los talibanes, se trata de “colores sexualmente atractivos”.
  19. Prohibido reunirse con motivo de festividades o con propósitos recreativos.
  20. Prohibido lavar ropa en ríos o plazas públicas.
  21. Modificación de toda la nomenclatura de calles y plazas que incluyan la palabra “mujer.”
  22. Prohibición a las mujeres de asomarse a los balcones de sus pisos o casas.
  23. Opacidad obligatoria de todas las ventanas, para que las mujeres no puedan ser vistas desde afuera de sus hogares.
  24. Los sastres están prohibidos de tomar medidas a las mujeres y coser ropa femenina.
  25. Prohibido el acceso de las mujeres a los baños públicos.
  26. Prohibición a las mujeres y a los hombres de viajar en el mismo colectivo, los cuales se dividen ahora en “sólo hombres” o “sólo mujeres”.
  27. Prohibido llevar pantalones acampanados, aunque se lleven bajo el burka.
  28. Prohibido fotografiar a mujeres.
  29. Prohibición de la existencia de imágenes de mujeres impresas en revistas y libros, o colgadas en los muros de casas y tiendas.

Más restricciones para todos

En adición a esto, RAWA agregó también un listado de prohibiciones más generales impuestas por los talibanes:

Prohibido escuchar música, no sólo a mujeres sino también a los hombres.

– Prohibido ver películas, televisión y vídeos.

– Prohibido celebrar el tradicional año nuevo (Nowroz) el 21 de marzo. Los talibán han proclamado que esa festividad es pagana.

– El Día del Trabajador fue eliminado dado que se lo consideraba una festividad “comunista”.

– Toda aquella persona con nombre no islámico debe cambiárselo.

– Obligaban a la juventud afgana a raparse el pelo.

– Ordenaban que los varones lleven indumentaria islámica y a llevar gorra.

– Ordenaban a los hombres que no se afeiten ni recorten sus barbas, que deben crecer lo bastante como para caber en un puño bajo la barbilla.

– Ordenan que todo el mundo acuda a las oraciones en las mezquitas cinco veces al día.

– Prohibido cuidar pichones y adiestrar aves, ya que era consideradas actividades no-islámicas. Quienes violaban esta norma eran encarcelados y los pájaros sacrificados. El vuelo de cometas también había sido vetado.

– Obligaban a todos los espectadores, cuando animan a deportistas, a cantar Allah-u Akbar (Dios es grande) dando aplausos.

 

Desconfianza en el aire

Para quienes vivieron el primer régimen talibán, este listado se asemeja enormemente a algunas de las restricciones impuestas a las mujeres entre 1996 y 2001.

Durante esos años, y montados a una la visión islámica ultraconservadora del grupo impuso restricciones y castigos sobre las mujeres, como lapidaciones, amputaciones y ejecuciones, hasta que fueron derrocados por la invasión liderada por Estados Unidos.

A pesar de que los talibanes han multiplicado sus gestos de apaciguamiento hacia la población desde que entraron a Kabul el domingo, para muchos afganos, será difícil tener confianza.

“La gente tiene miedo a lo desconocido. Los talibanes patrullan la ciudad en pequeños convoyes. No molestan a nadie, pero por supuesto la gente tiene miedo“, declaró el martes a la AFP un comerciante en Kabul.

Fuente: Clarín – Con información de la agencia AFP

Autor: Portal Corrientes.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí