Se cumplen hoy 40 años del fallecimiento del Héroe de Malvinas Vicente Ramón Pérez

0
249

 

Vicente Ramón Pérez, nació el 23 de enero de 1963 en Mocoretá, provincia de Corrientes, fue hijo de don Clemente Pérez (jornalero) y de doña Bernardina Acevedo (quehaceres domésticos) según figura en su acta de nacimiento. Sus abuelos paternos fueron don Ignacio Pérez y doña Arcenia Ibarrola y por parte de madre doña Porfiria Acevedo.

Cuando tenía 3 años de edad fue llevado por su madre a la localidad correntina de Sauce para vivir con su abuela materna. Vicente tenía sólo 7 años cuando su abuela falleció.

Ocurrido el fallecimiento de su abuela, la familia de Sauce intenta comunicarse con su madre para que vayan a buscarlo, cuentan que nadie apareció y el siguió viviendo en Sauce, adoptado de alguna manera, por la señora María Acevedo (Madre de Águeda Acevedo que nos brinda esta información)

Vicente se quedó a vivir con esta familia, que lo crió como un hijo, hasta que fue convocado por el ejército para realizar el Servicio Militar Obligatorio. Tal es así que, al momento de completar la documentación para el ingreso al ejército, puso su seguro de vida a nombre de esta señora (María Acevedo) Cuestión que efectivamente, cuando Vicente muere en Malvinas, María cobra el dinero del seguro.

Vicente Ramón Pérez vivía en lo que se conocía como 3era sección, Sauce “Paraje Arroyo Orqueta” concurrió a la escuela 406 del mismo paraje cuyo director era el Sr. Diógenes Soto. Pero también durante un tiempo concurrió a otra escuela denominada Rincón de Ánima en una zona rural. Se sabe que tiene varios hermanos, pero sobre el particular hay poca información.

Foto: Unas de las pocas fotos de Vicente Pérez jovencito junto a su familia.

Nuestro Héroe de Malvinas tenía 18 años cuando fue convocado para cumplir con el Servicio Militar Obligatorio, estaba en el Regimiento 12 de Mercedes, Corrientes, tenía 2 meses de instrucción, (quizá un poco menos) cuando fue convocado para la guerra.

Entre la noche del 27 y el día 28 de abril de 1982, fallecía Vicente Ramón Pérez, nuestro soldado correntino oriundo de Mocoretá y cuyos restos descansan en el cementerio de su localidad de origen. Lo que se destaca en esta información es que la muerte de Vicente se produjo en Malvinas. Y eso implicaría que estamos frente a uno de los pocos soldados correntinos –y podría ser también único – fallecido en el marco del conflicto bélico entre Argentina y Reino Unido y cuyos restos descansan en su propia tierra.

Raúl Melgarejo, fue su compañero del Regimiento 12 de la localidad correntina de Mercedes y nos cuenta:  “Sucedió en abril de 1982, en los montes Challenger. Teníamos la orden del jefe de Instrucción de no salir porque en la zona habíamos encontrado restos de comida de los comandos ingleses”.

Pero sobrevino la trage­dia, “un cabo que no sabía que ellos habían salido, gritó en medio de la noche: ‘¡Alto, ¿Quién vive?!’, pero no escu­chó respuesta por el ruido del viento y disparó una rá­faga de 20 tiros”.

“Los heridos fueron seis, y Vicente fue el único de ellos que perdió la vida”, recordó su compañero de armas y expresó con dolor: “Murió en mis brazos”.

Melgarejo detalló que su rol era el de camillero. “Cuan­do llego al lugar Vicente me dice: ‘Me duele el pecho’. Le abro el abrigo y veo que te­nía un tiro en el tórax que lo había atravesado y el orificio de bala se veía en la espalda”, precisó Melgarejo, y si bien lo trasladaron rápidamente a Puerto Argentino, lamentablemente falleció a los pocos minutos de ingresar al hospital.

Tras su muerte, el 28 de abril, trasladaron su cuerpo desde las islas Malvinas a Comodoro Rivadavia y de allí a la provincia de Corrientes, a su Mocoretá natal. Su caso fue único entre sus camara­das correntinos, la mayoría de sus compañeros que per­dieron la vida en combate fueron sepultados en el ce­menterio de Darwin.

Sobre el suceso que llevó a Pérez a la muerte, Melgarejo expresó: “Pasó por negligen­cia, por ineptitud, como todo en esa guerra, una impro­visación, los militares eran unos ineptos, las improvi­saciones llegaban de acuer­do a las circunstancias”.

Tras la cirugía que se le practicó en Puerto argentino Vicente no resistió y falleció esa madrugada.

Cuenta el Padre Vicente Martínez Torrens que fue el capellán que lo vio morir, que su corazón no resistió, él se encargó de darle la última bendición y colocar su cuerpo en una bolsa mortuoria o algo similar, ya que ni siquiera esos elementos había en la isla en ese momento, para que luego fuera remitido a su familia.

En esos días y hasta los primeros días de mayo todavía se realizaban vuelos entre las islas y el continente, por lo que el cuerpo del soldado junto a otros heridos fue enviado a Comodoro Rivadavia para los trámites de rigor, de hecho, por una cuestión administrativa, el acta de defunción está asentada en Comodoro Rivadavia.

El féretro llegó sellado a su destino, ya que era una condición fundamental para el traslado en avión. (Esta práctica continúa hasta el día de hoy)

Pese a que, en el año 1982, cuando sus restos llegaron a Mocoretá, se realizó un funeral en el salón municipal con la presencia de autoridades y alumnos del colegio secundario, nuestro héroe fue olvidado por muchos años, eran pocos los que sabían a ciencia cierta que sus restos descansaban en su Mocoretá natal, incluso se llegó a pensar que aquel acto fue simbólico y que él descansaba en Darwin. En este sentido es escasa la documentación, incluso en los archivos del Ejército, de hecho no hay registros municipales sobre Vicente, solamente aquella que le su da nombre a una calle de la ciudad.

Hasta hace un par de años su nombre figuraba entre los nombres de los soldados que restaban identificar en Malvinas, por lo que fue una enorme sorpresa para sus camaradas la noticia de que sus restos se encuentran en Mocoretá.

Hace pocos años y tras una serie de testimonios salió a la luz toda su historia, su tumba es humilde, sencilla y podría pasar desapercibida para cualquier persona. Tiene una placa del Ejército, recordatoria de sus compañeros y reza: “Vicen­te Ramón Pérez. Soldado conscripto, ex combatiente de Malvinas 1982 ¡Honor y Gloria!”.

Actualmente los restos de su madre descansan en el mismo lugar.

Hoy un museo sobre Malvinas lleva su nombre a modo de homenaje.

En noviembre del año pasado, se llevó a cabo una ceremonia organizada por el Centro de Veteranos “Volveremos” de Monte Caseros en el cementerio de Mocoretá para rendirle un justo y merecido homenaje “al Cabo post morten Vicente Ramón Pérez, uno de los pocos soldados caídos en Malvinas que fue traído al continente, a su propio lugar”. Del mismo participaron dos de sus hermanas: Carmen y Marisa.

Sus camaradas coinciden en que era un excelente soldado, todos deberían estar orgullosos de él.

Héroe de Malvinas Soldado Vicente Ramón Pérez: La forma de no morirse es recordarlo. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí