Una empresa privada de Mocoretá construyó una casa para tres chicas con disminución visual

0
774

Este martes por la tarde, las hermanitas Yanina y Johana Rivarola y Rocío Gutiérrez  recibieron las llaves de su casa propia de manos del dueño de la empresa Tecno Servicios, Domingo Pereyra.

Julieta Pérez es la docente a cargo del taller Auténticos, un grupo de chicos con diferentes tipos de discapacidad del que forman parte Yanina, Johana y Rocío. Hace algunos meses les contábamos en este portal de noticias, que Rocío ama cantar (y lo hace muy bien) y quería aprender a tocar la guitarra, por lo que junto a su docente, iniciamos una campaña para conseguirle una usada o a un costo accesible. Allí comienza esta historia que hoy cierra una etapa. La familia de Domingo no sólo donó una guitarra nueva para Rocío, sino que se interiorizó por las necesidades de la menor y sus hermanas.

En una entrevista que realizamos con las dos personas responsables de este logro nos contaban lo siguiente:

Julieta (docente): “Es un día de mucha emoción, sin dudas, las palabras no alcanzan para agradecer. Ha sido un largo camino, debo reconocer. Si bien fueron pocos meses de trabajo, el proceso es largo y estuvimos trabajando codo a codo con Domingo, con el personal de su empresa. El corazón de ellos es enorme porque han estado  en todos los detalles.

La idea era que las tres hermanas tengan su lugar, todos conocemos más o menos la situación, no es necesario dar tantos detalles, pero para resumir, las chicas estaban en muy malas condiciones, prácticamente estaban en un estado de abandono absoluto.

Después de todo lo que pasó con la madre de las chicas, (un día vinieron y se la llevaron,  está cumpliendo una condena de diez años) y ellas quedaron literalmente solas, abandonadas a su suerte, nadie se hizo cargo”.

Domingo Pereyra (dueño de la empresa Tecno servicios) les entregó las llaves de la casa y nos cuenta que está muy contento, “Mientras tengamos la posibilidad de ayudar vamos a estar y este caso es especial. La familia Tecno, tanto yo como todos los empleados, el equipo que forma parte de la empresa y mi familia, es decir, mi esposa y mis hijos, dijeron sí desde el primer momento cuando les comenté la idea de colaborar construyendo una casita para las chicas. Los empleados, más allá de cobrar su sueldo se sumaron e hicieron su trabajo con mucho entusiasmo. El último sábado trabajaron de corrido para finalizar con los detalles de pintura y terminaciones”.

“Desde el primer momento, cuando hablamos con la directora de la escuela y con Julieta, nos dimos cuenta que realmente era una situación muy fea la que estaban viviendo, no quiero entrar en detalles pero era un estado de abandono total por parte de los diferentes entes estatales. Nosotros somos una empresa privada, no trabajamos para el estado pero alguien tenía que dar el puntapié y ojalá esto sea un efecto contagio y cada empresa o emprendedor que esté en la zona se comprometa con algo social, es muy lindo. Esto no tiene un rédito económico, pero tiene un sabor especial, la satisfacción de ayudar a alguien”.

Desde la empresa quieren agradecer también a Corralón San José, de Pablo Tisocco, que desinteresadamente colaboró haciendo precios especiales en los materiales para la construcción y estos gestos hay que destacar. “La gente de Mocoretá es solidaria, hay que seguir ayudando a esta familia, hay que darle más visibilidad a estos casos, estas chicas realmente la estaban pasando mal, no tenían ni siquiera una llave para su puerta, ni siquiera la privacidad que necesitaban y eso no es digno para ningún ser humano y menos para estas personitas que después de conocerlas uno se da cuenta que son seres muy especiales, son unos ángeles realmente” dice Domingo.

La obra tiene 32 metros cuadrados, está completamente realizada de materiales tradicionales con un baño totalmente equipado, una cocina comedor y una habitación. La única condición que puso la empresa es que sea de uso exclusivo de las chicas, que nadie se pueda adueñar de lo que les pertenece. “Parece algo tan simple, pero hoy ellas tienen paz y tranquilidad. Durante muchos años dormían con un ojo abierto y el otro cerrado por la inseguridad, incluyendo amenazas, hoy pueden disfrutar de su lugarcito propio”.

Cabe mencionar que no es la primera vez que la empresa Tecno tiene estas acciones solidarias en nuestra comunidad, de hecho han sido muchas las acciones de este tipo, incluyendo plena etapa de pandemia.

Para cerrar la entrevista la docente se refirió al taller Auténticos, “son seres especiales, sin nada de maldad, son pura bondad y auténticos, por eso elegimos ese nombre. Entre todos debemos ayudar, debemos hacerlos más visibles. En Mocoretá nos falta mucho en materia de discapacidad, tenemos que respetar sus derechos y algo muy importante es el derecho laboral por ejemplo, esto recién empieza.

Queremos recodarles que continuamos con el pedido solidario de colaboración para la compra de un termotanque y además necesitamos la colaboración de algún carpintero para transformar dos camas de 1 plaza en una cucheta o alguien que tenga una y quiera donar para las chicas.

Y que sean inmensamente felices en su nuevo hogar, todo lo que no pudieron en muchos años!!!!

A continuación compartimos una galería de fotos que van desde el inicio de la obra hasta la inauguración de hoy junto a los chicos del Taller “Auténticos”

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí