Reclamos de vecinos rurales: “esto no es en contra de nadie, solo queremos la resolución de los hechos delictivos y seguridad real, no teatro”.

0
97

En la jornada de la tarde – noche de ayer miércoles, 1 de marzo, alrededor se las 19 hs. una gran cantidad de vecinos de la localidad de Mocoretá, sobre todo productores rurales de colonias aledañas a la ciudad, de Juan Pujol y Monte Caseros, se reunieron en la  plaza principal “Islas Malvinas”.

Dicha convocatoria se produjo como consecuencia de otro lamentable hecho delictivo a la familia Buzatto, una familia rural, buena y trabajadora, los cuales fueron sorprendidos por malhechores con impunidad a punta de armas, tirando a matar.

Este hecho despertó en los vecinos, mucha bronca e impotencia, cansados de que las políticas de los políticos de turno les tomen el pelo recibiendo promesas superfluas que se desvanecen con el tiempo, alzaron sus voces y no escatimaron en reclamar por sus derechos: el esclarecimiento de los hechos delictivos y mayor seguridad, seguridad real, prolongada, siempre.

“No necesitamos miles de cámaras y tres o cuatro camiones negros haciendo teatro por unos días y después que se vayan, necesitamos seguridad de verdad, esto es urgente”; “somos esclavos de nuestros hogares por miedo, estamos todos armados, si no hacen algo, la próxima vez  va pasar una Masacre”; “Tenemos miedo por nuestras familias”, fueron algunos de los testimonios de los vecinos.

De la mencionada plaza, lugar que fue el punto de encuentro, se dirigieron todos hacia la Comisaría – Distrito Mocoretá, con el objetivo de presentar un petitorio al jefe de la Comisaría Roberto Ayala, el cual expresa lo siguiente: 

“La idea es que nos atienda el Comisarío para entregarle un petitorio, esto es una manera pacífica de manifestación porque hoy los vecinos no tienen seguridad, y que con esto (por el petitorio) se potencien para pedir lo que necesitan y si esto no da resultado, vamos a ir la próxima semana o dentro de 15 días por más, la idea es hacerlo de manera pacífica”, explicó Domingo Pereyra un vecino indignado de nuestra localidad.

Y siguió manifestando que “hoy una persona que trabajo 70 años no puede tomar un mate sentado porque tiene que estar con un arma, eso no es normal, los que se tienen que encargar son los señores de acá (por la política) y los políticos de acá tienen que gestionar lo que sea necesario, esto no da para más”.

“Nosostros les estamos dando firmas y apoyo para que ellos eleven y pidan lo que sea necesario, no está normal esto y después que pasa un caso aparecen cinco o seis camionetas para hacer un poco de teatro, eso no queremos, queremos seguridad para siempre, un ciudadano de Mocoretá paga impuestos y merece estar tranquilo, sea un comerciante de acá o un vecino de la colonia es simple”, resaltó.

“Esto se viene trabajando hace años y hasta ahora nunca hubo una solución, del lado de Entre Ríos, aparece un caso en la colonia y a los tres días está resulto, de este lado (por Corrientes) han sucedido decenas de casos y hasta ahora no están resueltos, hubo gente que la golpearon, ahora les pegaron tiros, qué vamos a esperar,  que dentro de quince días lamentemos un muerto, o lo peor, les aviso, la gente está armada, estamos armados, y en cualquier momento puede pasar un desastre, si hoy no pueden controlar cinco o seis infelices que están arruinando el pueblo, dentro se cinco años vamos a tener cincuenta”, manifestó Pereyra.

Al ser consultado por si esto es en contra de la política, Pereyra fue tajante diciendo que “esto es muy simple el que se sienta identificado que deje su lugar, acá son funcionarios públicos que tienen que recibir su sueldo, pero deben acudir a la gente, hoy no lo están haciendo o al menos no lo notamos por eso toda esta gente está acá, pero la gente también le está dando una advertencia de que no está conforme, nosotros venimos acá de manera pacífica, son todas familias, pero el mensaje que lo agarre a cada uno desde el lugar que le corresponda, hoy no están funcionando”.

“Estamos con miedo a la situación, que un señor de 50 años o de 70 años no pueda tomar mate en su propia casa, qué vamos a hacer, ¿abandonar todo?, Mocoretá vive gracias a la gente del campo: ¿vamos a abandonar todo?, no (aplausos).

“Las autoridades tienen que hacerse cargo, estamos hablando de autoridades provinciales, municipales y nacionales, acá hay autoridades nacionales en este pueblo que no están acá en la marcha, están sentaditos como haber que pasa, hay autoridades nacionales que cobran sueldo en el pueblo y no han hecho nada tampoco por el pueblo, autoridades Nacionales, provinciales y municipales señores, al que le quepa el poncho que se lo ponga”, expresó con firmeza Pereyra.

“De la seguridad nos estamos ocupándonos entre vecinos, hay un sistema de cámaras de Seguridad que se organizó entre vecinos y pagamos nosotros, eso no está bien, nosotros pagamos impuestos, dentro de eso está salud, seguridad, yo no lo hago por mi, lo hago por mis hijos, quiero que sigan en el pueblo, pero no sé si esto  dentro de cinco años esto va estar bueno, finalizó Pereyra.

Por su parte, Fabio Lovatto, otro vecino de la localidad, expresó que “la verdad es que estamos muy cansados, a mi me pasó (un hecho delictivo) hace 5 meses, más precisamente el pasado 29 de septiembre, seguimos trabajando por que estoy convencido de que las personas deben pagar por el hecho, pero todo es muy lento, hay que hacer un cambio profundo, toda esta gente que esta acá no está paga, vino porque están cansados, no somos dueños de nuestras cosas por tres o cuatro personas, esto es cuestión de querer hacer bien las cosas y no las hacen”.

“Tuvimos reuniones hace unos meses, con el Ministro de Seguridad, con los intendentes, el  jefe de la policía, Ministros de justicia fuimos todos juntos a Corrientes Capital, se armo la brigada, hace tres o cuatro meses que esta trabajando, ahí salió que un porcentaje le pertenece a la policía y otro porcentaje a la fiscalía y yo le dije, señores que venga el fiscal así ya resolvemos todo de una vez, es cuestión de diálogo y ponerse de acuerdo a laborar, el fiscal general nos cito al mes para hacer la reunión, cuando fuimos se acordó que tenía turno en el médico, nos atendió la secretaria, nos tomó el pelo, estoy errado con el Fiscal porque no tengo las cosas hechas, pero es su trabajo”, manifestó Lovatto.

Seguidamente, Lovatto fue interrumpido ya que se hizo presente el Intendente Juan Pablo Fornaroli y el Viceintendente Marcelo Tisocco para dar la cara a los vecinos y escuchar sus reclamos.

Palabras del Intendente 

En este contexto, el Intendente tomó la palabra y expreso lo siguiente “Estamos previos a la inauguración de las sesiones Ordinarias y queríamos antes venir a manifestar nuestro apoyo. En su momento, producto de innumerables reuniones, muchos de ustedes son testigo porque nos ha tocado viajar y hablar juntos, surgieron algunas ideas que se pudieron llevar a cabo pero realmente hoy, luego del último hecho, podemos decir que esas ideas y acciones no tuvieron el resultado que esperábamos”.

Al respecto, especificó que “se instaló el centro de monitoreo que pensábamos que iba a ayudar, la verdad que no nos ayudó, se creo la unidad de investigación que creíamos que nos iba a ayudar para el departamento y la verdad que no nos ayudó, se está construyendo la segunda Comisaría que creíamos que eso podría aportar mayor personal a la localidad y hasta ahora no hemos visto resultados, entonces hemos intentado con algunas acciones que en realidad las trabajamos en forma conjunta con algunas personas, hemos viajado a Corrientes, hablamos con el Ministerio de Seguridad, con el Fiscal, con toda la cúpula policial, fuimos los intendentes en conjunto, en fin, creo que hemos agotado estas instancias”.

” Lo que yo le dije a Fabio ( Lovatto), es invitarlos a dialogar luego de la inauguración de las sesiones Ordinarias o mañana a la mañana y repensar una manera de actuar en función de la situación, entendemos que se llegó a un punto límite el cual nadie estábamos acostumbrados situaciones como las que tuvimos que lamentar antes de ayer, así que la idea es repensar ideas y acciones para esta situación que la verdad nos duele a todos”.

Las palabras del intendente no conformaron ni calmaron la angustia y bronca de los vecinos, tanto es así que la marcha se dirigió hacia la municipalidad en la que prendieron fuego cubiertas (las cuales tuvieron que ser apagadas por bomberos voluntarios) como símbolo de enojo, impotencia, descontento, bronca y en todas estas emociones el insistente pedido de seguridad real”.

En este sentido, el diálogo, por momentos tenso, entre vecinos e Intendente, siguió por largo rato, retrasando así ( más de una hora) la inauguración de las sesiones Ordinarias previstas para las 20 hs.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí