Mocoretá: Productores apícolas denuncian la muerte de cientos de colmenas por el uso de un pesticida

0
418

Mocoretá: Productores apícolas denuncian la muerte de cientos de colmenas por el uso de un pesticida.

En las últimas semanas, productores apícolas de Mocoretá están siendo perjudicados por la muerte de cientos de colmenas, no sólo de productores locales, ya que cada día que pasa se van sumando también otros del norte entrerriano.

Las denuncias públicas apuntan al fipronil, un pesticida que es altamente tóxico para las abejas y de uso restringido en países como Estados Unidos y China, aunque a nivel local está autorizado para ciertas aplicaciones.

Sólo en las dos últimas semanas se registraron 600 colmenas afectadas, con más de 10 productores afectados directamente, lo que significa cerca de 18 toneladas de miel que se pierden en la próxima cosecha.

Sólo en Mocoretá hay 23 productores apícolas contabilizados y muchos de ellos viven de esta producción, hoy cerca de la mitad está afectada por esta gran pérdida. Recuperar una colmena afectada, lleva mucho tiempo y recursos.

A decir de los productores, no es difícil determinar las graves afectaciones causadas por este producto pesticida que se está usando en la zona (Fipronil), pues cada colmena puede estar compuesta, en promedio, por decenas de miles abejas, lo que dimensiona los millones de animales muertos.

Según los apicultores, los cultivos cercanos, como el citrus por ejemplo, son cuidados de las plagas y requieren fumigaciones. Así, las abejas son rociadas con fipronil mientras vuelan por entre el verde por lo que terminan trayendo ee veneno a la colmena y mata completamente a todo el resto.

Más especies afectadas

Se sabe de estudios internacionales que indican que el insecticida fipronil no solo genera un impacto en las abejas, sino que también afecta a los peces y aves, además de producir impactos adversos sobre la salud humana, pues ha sido identificado como posible cancerígeno por una agencia ambiental estadounidense.

El fipronil se bioacumula, no se descompone naturalmente y puede permanecer largos periodos, incluso años, en el ambiente antes de desintegrarse; puede acumularse en los tejidos humanos y animales, y es menos tóxico para los mamíferos que para algunas aves, peces y la mayoría de los invertebrados, para los cuales puede ser muy tóxico según agrega otro estudio.

La pérdida va más allá de la industria, la polinización es un proceso fundamental

Los apicultores locales han registrado en video y fotografías, las importante de mortandades en la zona. Según ellos, la pérdida va más allá de la industria que en una gran parte se exporta, pues las abejas son un polinizador crucial para la reproducción de muchas plantas silvestres y de las cosechas agrícolas, descontando que la polinización es fundamental para que las plantas en flor produzcan cualquier tipo de semilla y de frutas. El intercambio de polen entre las flores, tiene el objetivo de la reproducción y es un proceso fundamental para el mantenimiento de la vida sobre la tierra.

En los últimos años, la producción viene atravesando una situación difícil, primero con “El mal del río” que afecta a colonias de abejas disminuyendo su población y en muchos casos provoca la desaparición de las colmenas y luego se agravó con la sequía y los incendios donde se perdieron cientos de colmenas de la zona.

Por el momento evalúan las presentaciones que harán ante los organismos oficiales que deben intervenir, ya que suponen que la aplicación de este producto se debe al desconocimiento de los daños y perjuicios que está ocasionando a la producción y a las abejas en particular.

A continuación los videos que muestran la diferencia entre una colmena sana y una afectada por el pesticida además de las fotografías de los productores locales:

Colmena Sana ⬇

Colmena envenenada ⬇

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí