Condenaron a una banda de correntinos por traficar droga a Córdoba

0
15

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de Córdoba condenó a 8 años y 6 meses de prisión a Darío Ramón Cáceres, líder de “La Fiel”, la barrabrava del Club Atlético Talleres, por considerarlo jefe de una banda de narcotraficantes que trasladó a Córdoba desde Corrientes un cargamento de 1.289 kilos de marihuana distribuida en 1.761 panes.

Además, los jueces José Fabián Asís y Julián Falcucci y la jueza Noel Costa, condenaron a 7 años y 6 meses de prisión al correntino Daniel Medina Ramírez por considerarlo coautor del “comercio de estupefacientes” en concurso real con “transporte de estupefacientes, agravado en ambos casos por el número de intervinientes”.

Según la acusación Ramírez fue el que le vendió a Cáceres el cargamento de marihuana.

En el juicio también se resolvió los acuerdos de juicio abreviado de otros  imputados que  firmaron con la fiscalía el 31 de octubre y el 1° de noviembre pasados.

En esos acuerdos que fueron homologados por el tribunal se condenó a Sergio Omar Busso a 8 años de prisión. Ángel Emmanuel Valdez recibió 5 años de prisión. Maximiliano Romero 4 años de prisión.  En tanto, que Claudio Ezequiel Gómez, Juan Ignacio La Costa,Manuel Alejandro Benítez y Rita Andrea Cabral 6 años de prisión.

 

Por otra parte, los correntinos  Ángel López, Cristian Ramón Chávez, Leandro Vallejos y Ramón Horacio Núñez  acordaron penas de entre cuatro y cuatro años y ocho meses de prisión al admitir su responsabilidad en el funcionamiento de la organización, con distintos tipos de participación en los hechos.

La fiscalía solicitó durante su alegato el decomiso de siete vehículos, 1.200 dólares estadounidenses, además de pesos chilenos y argentinos. Pidió también que se decomisen todos los artefactos electrónicos (celulares y computadoras) encontrados en poder de la organización y diversas joyas y alhajas.  Requirió además que se disponga la destrucción de un arma de fuego y del material estupefaciente secuestrado.

El caso

Según detalló el fiscal general Carlos Gonella en su exposición, desde octubre de 2021 hasta el 18 de febrero de 2022, los imputados organizaron actividades de transporte, comercio y distribución de estupefacientes que trasladaban desde la provincia de Corrientes hacia Córdoba.

Gonella refirió que las tareas investigativas permitieron establecer que los imputados mantuvieron reuniones en sus domicilios y en eventos y fiestas, como también comunicaciones telefónicas, a fin de coordinar las cuestiones logísticas de la empresa delictiva.

De acuerdo al alegato del fiscal, tres de los miembros de la organización pagaron 45 millones de pesos por 1.288,85 kilos de marihuana distribuida en 1791 envoltorios de acetato. La carga fue entregada el 18 de febrero del 2022 en un galpón de pasaje Orellano s/n de B° 25 de Mayo.

Para la fiscalía, el reconocimiento de los hechos y de su participación por parte de los trece acusados que firmaron acuerdos de juicio abreviado tiene directa incidencia en la situación de Cáceres y Medina Ramírez. Resaltaron que existió una división de roles, organización de funciones y distribución de responsabilidades respecto de todos y cada uno/a de lo/as imputados/as junto con las pruebas que “los/as comprometen seriamente”.

El fiscal Gonella atribuyó a Medina Ramírez el rol de proveedor de la marihuana y además la custodia del camión donde el estupefaciente fue transportado hacia Córdoba.

Por su parte, Cáceres admitió ser jefe de la barra de Talleres de Córdoba y cuenta con una condena por amenazar al presidente del club. En su defensa, alegó haber estado en Brasil de vacaciones cuando se realizó el procedimiento. La fiscalía le atribuyó un diálogo telefónico en el que indicó: “Si esto sale bien, 100 millones; no trabajamos más”.

La “bajada” de la droga a Córdoba habría sido coordinada por Núñez, Medina Ramírez, Vallejos y Romero. Para moverla, habrían contratado los “servicios” de los correntinos Chávez  y López.

A bordo del Iveco, bajaron la droga en Circunvalación, donde se les acoplaron sus patrones (en un Toyota SW4) y Gómez, Espínola, La Costa y Benítez (en un Fiat Cronos), como custodios del cargamento en caravana.

El 18 de febrero, para retirar parte de la droga del galpón, la agrupación de Rambo habría contratado a Valdez. Partió con 933 “ladrillos” en una Trafic –escoltado por el Cronos– hacia la ruta 9, donde posteriormente fueron detenidos.

El segundo cargamento –448 paquetes– fue “movido” por un hombre –no identificado– a bordo de un Renault Kangoo. Al llegar a la ruta 9 con un rumbo indeterminado, observó a los efectivos, se bajó rápidamente del vehículo y huyó.

En simultáneo, Páez y Busso (en un Volkswagen Vento) y Peralta y Pato Cabral (en un Honda Civic) no pudieron extraer del galpón los 380 restantes de marihuana, ya que fueron interceptados en la vieja ruta 9 en dirección a Toledo, cerca del depósito.

Según sostuvo el representante del MPF en su alegato, “no cabe ninguna duda” del rol protagónico de Cáceres en el hecho como jefe de la organización que llevó a cabo la operación de comercio y transporte de los casi 1.300 kilos de marihuana desde Corrientes hasta Córdoba.

El fiscal Gonella destacó que los jefes de este tipo de organizaciones se caracterizan por alejarse de la faz operativa y delegar las pequeñas decisiones escalonadas en los eslabones inferiores, pero siempre sosteniendo firmemente la estructura desde la  cúspide.

Fuente: El Litoral

Autor: Portal Corrientes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí