Con un cuento: así comenzó la adopción de una niña correntina de 8 años.

0
206

El juez de Familia, Niñez y Adolescencia N°5, doctor Edgardo Frutos, otorgó la adopción definitiva de una niña a un matrimonio y lo hizo de una forma muy especial: entregándole una carta y leyéndole un cuento de Navidad, donde la protagonista es precisamente Ana.

La historia es parte de la sentencia del magistrado que relató a Ana -entre duendes, estrellas fugaces y milagros de Navidad- su vida y el trayecto recorrido hasta llegar a hoy y tener una familia para siempre.

En el cuento se plasmó el desarrollo de la vida de la niña desde la intervención judicial, con aditamentos que fueron brindados por sus padres adoptivos.

Un sinfín de emociones se vivieron en el despacho del juez, quien disfrazado de “duende navideño” leyó a Ana su historia. Paradójicamente, el relato termina cuando comienza un nuevo capítulo en su vida, esta vez, en compañía definitiva de mamá y papá, abuelos, tíos y primos que la quieren con el alma.

También estuvieron presentes, la Asesora de Menores que intervino en todo el proceso, doctora Ana Inés Alvir, la secretaria del Juzgado, doctora Alejandra Juana Itatí Sosa y Melanie Pachue, integrante de la oficina. Juntas trabajaron intensamente para cumplir el deseo más fuerte de Ana: tener una familia.

Una historia singular

El doctor Frutos expresó su felicidad por llegar hoy a esta etapa. La historia especial tuvo un cierre único que hizo que todo el Juzgado se llene de un singular espíritu navideño.

“Me pareció muy importante darle esta noticia a Ana de una forma especial, a través de un cuento, que deje de lado las formalidades y tecnicismos jurídicos, para explicar a su protagonista principal, en un lenguaje claro y a través de personajes mágicos, que su vida cambiaría para siempre”, explicó el magistrado.

Durante todo el proceso, se utilizó un grupo de WhatsApp donde estaban incluidos los integrantes del juzgado y los padres de Ana, en este se compartían fotos, actividades que hacía la niña y las novedades que se iban presentando relativas a la integración e incorporación de la niña a su familia adoptiva como así también lo atinente al proceso judicial.

También se realizaron integraciones interdisciplinarias entre la licenciada Intra, psicóloga forense del Poder Judicial, y la licenciada en psicología Boldini, profesional particular que brindara su ayuda al matrimonio y a la niña (cuya asistencia fue facilitada a partir de disponerse desde el juzgado, la inclusión de la menor de edad a la obra social de los guardadores pre adoptivos).

De esta manera, Ana comienza ahora una nueva vida con su deseo más fuerte hecho realidad: tener una familia que le brinde amor.

Con esta medida legal, los integrantes del Poder Judicial que hicieron esto posible lograron una justicia más accesible, despojándose de la rigurosidad del lenguaje jurídico y acercándose a Ana y sus padres. En este marco lleno de emociones y de espíritu navideño, lograron hacer más feliz la vida de una niña.

(El nombre de la niña fue modificado para preservar su identidad tanto en el texto como en el cuento)

Fuente: El Litoral

Autor: portalcorrientes.com.ar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí