Mocoretá tiene su propio corazón ecológico

0
331

Este fin de semana, en el marco de una nueva edición de la Feria de artesanos, manualistas y emprendedores, se sumó una nueva jornada de Eco-canje.

Durante la tarde, los alumnos de Efa Mocoví y Botellas de amor volvieron al paseo de la casa de la cultura para seguir con sus proyectos de reciclaje de cartón, vidrio, plástico, latas y botellas de amor, que contienen en su interior plásticos de un solo uso.

Por otra parte, se destacó una iniciativa que nació como particular, de una niña. Se llama Agustina, tiene 7 añitos y su idea surgió al ver los corazones de las ciudades de Federación y Monte Caseros, que sirven para reciclar tapitas de plástico que luego son enviadas, en el caso de Corrientes, al Hospital de niños Juan Pablo II y más tarde son vendidas para solventar diferentes gastos.

Agustina le planteó la idea a su mamá Juliana y a su papá Agustín y enseguida pidieron la opinión del municipio. Tras recibir la autorización, la única condición era que los materiales que aportaría la municipalidad, fueran de desperdicios, ya sean varillas, mallas de metal y demás ya que querían aprovechar ese tipo de residuos.

Fue así que junto a su papá Agustín pusieron manos a la obra y en sólo 3 días la obra quedó terminada. Se trata de un gran corazón de un metro y medio de diámetro aproximadamente, por treinta cm. de ancho.

Durante la tarde,  para darle un sentido de pertenencia, los chicos que pasaron por la feria este fin de semana, fueron los encargados de pintarlo. Ahora sólo resta llenarlo de tapitas que formarán parte del proyecto encabezado por alumnos del Colegio Gregoria, en el que vienen trabajando desde hace muchos años.

Al vender las tapitas de gaseosa o agua mineral, se obtienen recursos económicos para apoyar el desarrollo integral del Hospital Pediátrico, Juan Pablo Segundo de Corrientes, institución de referencia para los problemas más graves y complejos de la salud de los niños de nuestra provincia.

Además, se contribuye a la protección del medio ambiente, alentando los hábitos adecuados para su defensa permanente. En este sentido la recuperación de tapitas constituye una acción significativa y de gran repercusión educativa.

Desde el Municipio celebran esta iniciativa de la pequeña Agustina y su familia y el compromiso que han demostrado los mocoretaenses a la propuesta del Eco-Canje.  Cabe recordar,  que “Corazón ecológico” se encuentra ubicado en el Paseo de la Casa de la Cultura de Mocoretá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí