Encontraron muerta a una periodista de Curuzú Cuatiá: En la ciudad creen que fue un crimen

0
42

El cuerpo de Griselda Blanco fue encontrado colgado, fuentes cercanas a las pesquisas mencionaron que la víctima tendría, presuntamente, signos de haber sido torturada a golpes, debido a los rastros de sangre que se habría encontrado en el piso.

Medios nacionales como el canal de noticias TN se hicieron eco de la información.

Destacan que Blanco fue periodista crítica y comprometida con varias causas, y que en los últimos días, había denunciado un caso de mala praxis contra Débora Serrano en el Hospital civil Fernando Irastorza, e incluso presumen que habría tenido roces con los altos mandos policiales locales.
Incluso colegas cercanos a la conductora, afirmaron que la comunicadora habría sufrido fuertes amenazas durante los últimos días.
Hay mucho hermetismo en torno al caso, debido al contexto que rodea al caso del fallecimiento de Blanco.

La periodista correntina fue encontrada muerta en su casa durante la tarde del sábado en la ciudad de Curuzú Cuatiá. El cuerpo de la mujer habría aparecido colgado, y trascendió que presentaba de tortura y rastros de sangre en el piso.

En la última transmisión, Blanco había hecho una publicación en referencia al caso de Débora Serrano. La comunicadora denunciaba que su amiga había sufrido mala praxis en el Hospital Civil Fernando Irastroza de Curuzú Cuatiá.

Incluso, el viernes por la noche -apenas unas horas antes de que apareciera muerta en su casa- realizó un video en vivo a través de su cuenta de Facebook en el que contó detalles sobre el caso de Débora Serrano y realizó fuertes denuncias contra el personal médico.

“Justicia por Débora Serrano. Murió en el hospital civil de Curuzí Cuatiá por mala praxis, los culpables que vayan presos, inclusive los directores del hospital. Juntos, unidos, todo el pueblo en busca de justicia y haremos una protesta fuera del hospital de la muerte. Si te sumas, comunicate. Todos por Débora serrano”, fue la última publicación que hizo.

Según informó  El Litoral, colegas cercanos a la Comunicadora Social y conductora de programas de radio indicaron que había recibido fuertes amenazas durante los últimos días. Por su parte, el canal 6 de Posadas señaló que Blanco “tenía roces con las autoridades policiales de la ciudad”.

La mujer era una periodista reconocida dentro de la comunidad de Curuzú Cuatiá -tenía más de 5000 seguidores en sus redes sociales- y su muerte generó una fuerte conmoción en los vecinos correntinos.

Muchos ciudadanos escribieron en la cuenta de Facebook de la conductora para pedir justicia, ya no solo por la muerte de Débora Serrano sino por el supuesto crimen de Griselda Blanco, en la ciudad casi nadie cree que se trate de un suicidio.

Los investigadores trabajan para establecer si el hecho de que el cuerpo apareciera colgado de una soga se trató de una escena montada -es la hipótesis principal que manejan- y, en ese caso, confirmar cómo fue la mecánica del presunto homicidio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí